Connect with us

HISTORIA DEL MAQUILLAJE

Volumen, color y brillo: así era el maquillaje en los años 80

maquillaje en los años 80 2020 divino maquillaje

Las claves que marcaron una época recordada con cariño llena de brillo y glamour.

Al rememorar el pasado, la estética de cada época juega un papel crucial. Las modas y estilos de épocas pasadas quedan enmarcadas en unas determinadas tendencias en cuanto a ropa y maquillaje. Mientras que la primera mitad del siglo XX se caracteriza por una estética sobria y contenida, podemos apreciar como las tendencias se van abriendo y exploran nuevas diversificaciones a medida que avanzan la segunda parte del siglo. Y si hay una década líder en cuanto a explosiones de color y volumen, recordada con cariño por muchos como un mundo de brillo y variedad, esa es sin duda la de los años 80.

Peinado y maquillaje con el estilo de los años 80

Que una de las canciones más exitosas de los años 80 fuese “No me mires” de Mecano refleja bien la importancia del maquillaje en aquellos años. Los 80 suponen una revolución en cuanto a la imagen. Son la década del espíritu dominante de una juventud rebelde en la cultura y en la moda que pretende hacerse oír sí o sí. Y su gusto por el exceso queda reflejado en su estética: Más cabello, más volumen, más colores y mucho, mucho más maquillaje. Adiós a la neutralidad, la discreción o lo natural.

El auge de artistas como Madonna o David Bowie ayuda mucho a expandir esta tendencia, cuyo exceso también llega a la ropa y los accesorios. Eran muy comunes en las mujeres las cabelleras rizadas muy voluminosas, formadas a base de rizadores eléctricos y difusores. Aunque esta práctica llevaba bastante tiempo pues para formar la mayor cantidad posible de rizos se iban tomando las secciones más pequeñas posibles de pelo, los resultados eran colosales. Sobre todo si se fijaban con spray, mucho spray, que no solamente definía los rulos sino que además les daba mucho volumen.

Ojos y pestañas

En cuanto al rostro, los 80 fueron década de pieles hidratadas y brillantes sobre las que se aplicaban maquillajes de colores llamativos. Eran sumamente habituales en las noches de discoteca las mujeres con los párpados pigmentados de colores eléctricos como el violeta, el azul turquesa o el verde “radiactivo”, extendiéndose a veces dicha coloración hasta las ojeras pasando por la línea inferior, que se acostumbraba a marcar más que el resto. Sobre estas bases podían aplicarse sombras que eran una versión más intensa de dichos colores para generar un contraste fuerte entre base y sombra, como era la tendencia. En ocasiones frecuentes, este maquillaje de ojos se adornaba con purpurina adherida a el.

Las pestañas se estilaban largas y brillantes, y aunque también se les podía dar color lo habitual era enmascararlas con rimel negro brillante, ya que tanta concentración del mismo maquillaje en un punto específico del rostro podía producir un resultado grumoso. Algunas mujeres optaban directamente por las pestañas postizas, siendo una opción muy popular en la época. Este sombreado también se producía en las cejas, aunque no recibían tanta atención.

Maquillaje facial

El maquillaje en en el resto de la cara comenzaba por aplicar una gran cantidad de base, siendo habitual los mates a los que luego se añadían los toques de color. Antes de los colores ya se establecía un contraste entre las bases pálidas y las bronceadas. No se trataba de llenar absolutamente toda la cara de colores, pero tampoco de disimular el hecho de que ahí estaban. Y tampoco el objetivo del maquillaje era tanto tapar los defectos e imperfecciones, que también, sino desviar la atención de ellas con brillo y colores.

Solían difuminarse los bordes del maquillaje para que estas partes encajasen mejor con el rostro y las partes no maquilladas, y no se produjese un “efecto antifaz”. Por ejemplo, si en décadas anteriores el maquillaje en las mejillas se concentraba en los pómulos y trataba de ser discreto, en los 80 se extendía por toda la mejilla y hasta la mandíbula con rosas, rojos y hasta violetas más vivos de lo habitual.

Importaba mucho la variedad y si bien era importante conjuntar, se intentaba que los colores de la parte inferior de la cara no fuesen los mismos de la parte superior. Era muy importante fijar todo esto con polvo, ya que tanta carga de color podía arruinarse fácilmente con el sudor o la humedad si no era correctamente protegida, como a tantas y tantas jóvenes de los 80 les ocurrió en sus noches de fiesta.

Labios

En cuanto a la decoración de los labios, el brillo jugaba un papel vital. Era enormemente popular el labial rosa, y se consideraba que cuanto más vivo y plástico fuese el resultado, mejor. Claro que tampoco era raro ver labios pintados de verde, azul, morado o naranja siguiendo el mismo patrón de intensidad, incluso a veces sazonados con diamantina o brillantina. Si bien el color rojo tuvo su uso, muchas veces se daba preferencia a los otros colores, pues los labios rojos se asociaban mucho al maquillaje tradicional de décadas pasadas como los 40 o los 50, con lo que se trataba de romper.

¡Color, brillo y desenfado! Estas fueron las claves de la estética facial de una de las décadas recientes mas queridas y recordadas, y de ellas se entiende su éxito. Por ser la viva expresión de la alegría, la libertad a la hora de crear un look propio y la variedad de elecciones al respecto, los 80 siempre tendrán un hueco con su nombre en nuestros corazones ¡No te olvides de seguir estos apuntes si pretendes hacer un revival o ir a una fiesta retro!

Volumen, color y brillo: así era el maquillaje en los años 80

Javier Padín nace en Galicia en 1992. Se licencia en Bellas Artes en la facultad de Pontevedra. Durante toda su vida combina su carrera con la escritura de relatos y el dibujo de cómics. Comienza su andadura publicando sus personajes Peper y Volc en el fanzine OjodePez 2.0 y prosigue colaborando con el homenaje a Mortadelo y Filemón "Agencia de suplantación" e ilustrando el "Libro de las fiestas de Iria Flavia". Actualmente es el autor del anecdotario empresarial "Le comento en un minuto" y ejerce de freelancer sobre todo en el terreno de la escritura y el dibujo. Visita mi perfil en Behence

Anuncio
¡Esto merece un comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies